lunes, febrero 12, 2007

poema para el día de los enamorados

nunca veía venir el primer golpe
y siempre
golpeaban en la cara.

afortunadamente
yo era un caradura
y me quedaba calmado
mirándolos fíjamente
y sonreía
si sentía sangre
les escupía encima
si no
estallaba en carcajadas
y eso los enfurecía.

ahí empezaba la pelea.

yo era lento
aunque a veces
esquivaba algunos golpes
mi táctica era acercarme
dejar que se cansen
de ahí cojerlos
y repartir un poco

primero al cuerpo
luego a la cara
y en el aturdimiento
derribarlos
cuando estaban en el piso
se cubrían
y entonces
yo me iba caminando.

claro, que pocas veces
ocurría así
una vez que los golpeaba
un par de veces
una ola de amigos solidarios
nos separaban
y un océano de brazos
se interponía entre nosotros

y la pelea concluía.

yo no era como ellos
ni tenía ese tipo de amigos
jamás nadie detuvo una pelea
cuando me caían a mí los golpes.

pero no importaba
yo no era muy grande
ni era un tipo duro
pero de algo servía
volar los fines de semana
en bicicleta
hacer acrobacias estúpidas
saltar miles de metros
y caer
al suelo duro
y la bicicleta encima.

o luchar en el parque
con mi enorme perro doberman
y después de la batalla
dejar que me tumbe
y que me muerda
y reír con él
Roco se llamaba
él sí era un duro
como una piedra.

o las palizas
que me daba de chico
mi viejo
él era un hombre fuerte entonces
y me decía
que el dolor
es un estado mental
y me pegaba más duro
si me oía chillar
o quejarme
y así aprendí a callar.

¿cómo entonces
podía afectarme
los puñetazos
de otro adolescente
tonto
y puñetero
como yo?

mi abuelo me decía
que nunca inicie una pelea
a menos que fuera necesario
que lo importante era
ser quien las termine

él me enseño eso


primero al cuerpo

luego a la cara
y algunos otros trucos
que me salvaron el pellejo

él era un guerrero.

nunca fue necesario
iniciar una pelea
había matones por todos lados
ni necesité tampoco
pelear por una gran causa
siempre fueron tontas
del tipo:

"que te hace pensar que voy a darte mi trabajo" o
"no veo tu nombre escrito en ningún lado
para que no me dejes pasar por aquí."

a veces

era un poco más elaborado que eso
otras tantas
bastaba un simple empujón en el pasillo
una vez hasta me partieron la nariz
pero jamás me fui
con el rabo entre las piernas
¿pero sabes qué abuelo?
después de tanto pelear
al final
me di cuenta


que perdí.



: x :



"No one's gonna take me alive
The time has come to make things right
You and I must fight for our rights
You and I must fight to survive"
Knights of Cydonia


Etiquetas:

6 Comments:

Anonymous desde la maquínica sn said...

Así son las pérdidas, uno es el vencido

sólo que uno se levanta y eso ya no importa

importa seguir, ser otro, ser otros,

y recordar al abuelo a aquel, a aquellos que algo inmenso nos dieron

esa sería la maquínica, sombra y lux.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Me gusta el poema: es sencillo y permanece en el aire como pólvora...

5:17 p. m.  
Blogger bruja said...

yo no sè si perdiste, al fin y al cabo, aunke lo afirmes. pero no puedes negar que de todo aquello aprendiste algo. asi digas q aprendiste a ser un duro, una mierda, que màs da. alguien te enseño algo. al menos asi lo veo yo. beijos profanos.
bruja en copas.

4:27 p. m.  
Blogger bruja said...

visita mi antro.

4:28 p. m.  
Blogger Reaño said...

Ese día, cantando como cojudo, "Mi noche triste", tragándome el vino, descubrí la inevitable "senda del perdedor"... escancié mi copa
y me largué

12:35 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

poeta me salio el filosofo

iradas

3:01 p. m.  
Blogger Sir Faxx von Raven said...

bienvenidos criaturoas:

srta lluvia: en realidad hay mucho que decir sobre el poema, pero sería un ejercicio demasiado egocéntrico creo. así es el vencido, uno se levanta, pero sí importa. o cómo algún otro que dijo "y mi alma de esa sombra/ que sobre el suelo flota/ se alzará/ nunca más!". en verdad no sé, esa es la única constante.

pero me alegro que le guste.

*

bruja: sí, alguien me enseñó algo, algo aprendí. no afirmo, pregunto: ¿eso es ganar?

te visito.

*

reaño: el buen buko, admito que algo de él hay en el poema, será que compartimos la misma senda. pero vamos, admitamos también que las causas perdidas son nuestras favoritas.

*

iradas: Miradas? tenéis razón, como poeta soy muy buen filósofo. este no será un buen poema, es cierto y bastante obvio. soy lo suficientemente crítico para reconocer muchas de sus fallas, pero fueron dejadas ahí intencionalmente. me gusta así, es de lo más honesto que he escrito.

2:21 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home