sábado, noviembre 18, 2006

Soy un celta y estoy loco.

En el año 58 A.C Julio César invadió la Galia. Al mando de sus legiones romanas dirigió ocho campañas durante ocho largos años sólo para conquistar esos territorios. Plutarco nos habla de 800 ciudades conquistadas y millones de muertos en batalla. Probablemente exageró, pero lo cierto es que ésta fue una de las guerras que más le costó a la república romana y que le dio el prestigio necesario a Julio César para hacerse del imperio.

Sin embargo, me reafirmo al decir que lo único que lograron conquistar los romanos fueron los territorios. Nunca lograron doblegar a ese pueblo al que también le dieron el nombre de bárbaros, pero que estaba conformado principalmente por tribus celtas. A pesar de ser una las victorias de las que más se enorgullecieron, los romanos nunca pudieron evitar tragar saliva al recordar la guerra contra los celtas galos. El mismo Julio César en su libro de los Comentarios de la Guerra de la Galia se refiere a ellos como un pueblo de hombres rudos pero de gran inteligencia, impulsivos y muy inestables.

Imagínense. Una columna romana en perfecta formación militar. Las falanges protegidas con sus armaduras y sus escudos del tamaño de un hombre en hermética guarnición. Los soldados marchan, seguros del largo de sus lanzas y del filo de sus espadas.

El suelo tiembla.

Bajando de un monte, un ejército corre en dirección opuesta con hachas y espadas en alto. Vestidos únicamente con un collar o torque apretado en el cuello y pequeños escudos circulares con el símbolo de su clan, vienen buscando pelea. Sus cuerpos pálidos están desnudos y pintados con símbolos sagrados y colores de guerra. Detrás de ellos los más viejos soplan unos artefactos hechos con piel de cabrilla y los más jóvenes -casi niños- golpean con fuerza sus bodhran rítmicamente. Así, los alaridos de estos guerreros/demonios se mezclan con el sonido de sus gaitas, sus tambores y el choque de sus armas.

Las piernas de los romanos tiemblan.

Los guerreros celtas acometen, pero los romanos los superan en número, armas y táctica militar. Las lanzas romanas atraviesan gran número de ellos antes que sus hachas lleguen a sus cabezas. Los celtas jamás se detienen, chocan sus escudos hasta partirlos, hasta que las espadas romanas son abandonadas dentro de sus cuerpos pintados de azul. La falange romana huye disuelta pero los celtas aún malheridos continúan luchando.

Cuando las escuadras romanas se reagrupan ilesas y avanzan hasta las tribus, los guerreros celtas que quedan queman todo, matan a sus esposas y a sus hijas para evitar que sean capturadas y violadas o convertidas después en esclavas o prostitutas. Luego ellos se lanzan a morir en su última batalla. Ya no tienen nada que perder.

Los celtas fueron un pueblo guerrero, pero a diferencia de los romanos no tuvieron ningún interés en la conquista y la expansión. Eran tribus nómades que sólo buscaban un lugar donde estar con sus familias tranquilos, en comunión con la naturaleza y sus dioses. Llegaba el invierno y se mandaban cambiar, y si alguien quería el mismo lugar que ellos habían elegido, era entonces hora de desenvainar hachas y espadas y luchar.

Los celtas cultivaron mucho su espiritualidad, hicieron cantos y poesía sin dejar de lado su vocación guerrera. Eran hombres que no se desconectaron nunca de su razón mística. Lucharon por lo que consideraban suyo por derecho, y preferían morir antes de perder su honor. Adoraban a la luna y se encomendaban a ella y dentro de su cultura de la masculinidad guerrera consideraban a sus mujeres como lo más sagrado. En su música y en sus bailes prevalece este espíritu con el cual alegraban sus corazones con grandes cantidades de alcohol como en sus batallas, hasta morir.

El sonido de las gaitas aún retumba en el aire.

Y al oírlas, no puedo evitar inflamarme. Acaricio mi hacha con ternura mientras el corazón me quema. Dos mil años de historia no han podido conquistar mi espíritu. No se trata sólo de tréboles o de cerveza verde en san patricio. Soy un guerrero buscando mi hogar.

Soy un celta y estoy loco.





The Warrior´s Code

You're the fighter
you've got the fire

The spirit of a warrior,
the champion's heart
.

You fight for your life
because the fighter never quits

You make the most of the hand you're dealt

Because the quitter never wins
No!


You were born to box in a city that's seen their share

Mello, Ryan, Carney, among them your photo proudly hangs there

Above the bar in the Gaelic Club
They tell the story of a throwback

With the heart of a lion
They salute your glory


It's another murderous night

Another left hook from hell

A bloody war on the boardwalk

And the kid from Lowell rises to the bell

CHORUS:

Micky
It's a warrior's code!
Micky He's got the warrior' soul!



::

Etiquetas: , , ,

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Eres un celta y estás loco.

11:53 a. m.  
Blogger Ernesto said...

muy cierto... y es ese espíritu, al grito de la panza de la cabra y del desnudo que te impulsa en cada empresa, sacudiendo a los pobres romanos, de saco y corbata.
Los imperios no se hicieron para el hombre libre.

11:02 a. m.  
Blogger Sir Faxx von Raven said...

anónimo: no hay que ser muy listo no? eso ya estaba establecido desde el título.

*

reaño: los pobres romanos de saco y corbata aún subexisten, esa es su maldición.

2:18 a. m.  
Blogger Athos said...

No pensé que en serio la cerveza era verde. ¿La hacían a base de tréboles?

14/88, lts fight! :)

5:30 p. m.  
Blogger Marga said...

Bueno, los galos me molan (cuando quedo con mi familia digo que me voy con los galos, están bastante locos y son igual de vocingleros y batalladores) pero me salto eso de la parte masculina guerrera, querido galo loco, las mujeres hace tiempo que decidieron dejar de ser sagradas... es tan, tan aburrido...

10:16 a. m.  
Blogger Sir Faxx von Raven said...

criaturas del mal:

athos: en realidad es cerveza normal con un poco de colorante. de todos modos, es reconfortante saber que así uno se pinta de verde no sólo por fuera sino también por dentro.

*

marga: sí querida, las mujeres hace tiempo que dejaron de ser sagradas, me imagino que a nosotros también nos aburrió; pero igual yo no puedo dejar de estar loco.

y todo lo demás.

2:20 a. m.  
Blogger Rain said...

Un celta, un bárbaro, un nómade.

No pertenecer a un solo lugar, trasnfigurarse en la movilidad, desasirse de las propiedades sacrosantas...

sobre las mujeres sagradas: creo que en la erótika, está lo sagrado, allí donde cohabitan
mujeres y hombres. Y que los celtas vieran como sagrada a la mujer, imagino, no hacía que la idolatrara como sucediera en
el amor cortés de la edad media, que hoy puede ser rudo, mas siempre vestido de de una u otra forma, de romanticismo, algo categóricamente latoso.


ea, qué vivan los celtas locos.

2:02 a. m.  
Blogger Sir Faxx von Raven said...

srta lluvia:
deshacerse de todo. el papá de mi hermano una vez me dijo que era sencillo hacerse de una mujer pero lo difícil era deshacerse de ellas.

es mejor deshacerse uno, sí.

11:57 p. m.  
Blogger Rain said...

Lo mismo podría decirse de los hombres,
si he visto a unos adheridos a sus musas, como pegamento de los que no salen..., así que praaaammm.

10:30 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Me hago llamar Kado, nombre celta, pues me considero tal por mis raicez. No me registro pues encontré esto por casualiddad, y es posible que no vuelva... A saber ;-)

En cuanto al texto, me parece muy poetico, pero poco esacto. Los celtas no conquistaban, pero si buscaban la expansion, muestra de ello es que llegaron a ocupar toda Europa y parte de Asia. Los celtas no idolatraban a la mujer, pero tampoco la ponian en segundo plano. Ellas luchaban al lado de sus hombres. Y antes de la derrota frente a los romanos, tenían los mismor privilegios que los hombres. Y, por último, los romanos no temian mas a los galos que a los celtas peninsulares. De hecho, los mas temidos fueron los cantabros, los lusitanos y los arebacos.
Detras de estos, junto con los galos, estaban los galaicos y astures.

Salud

5:03 p. m.  
Anonymous Sir Fetix Dagonet said...

Hey dude, where are U from??

I'm from Chile and I love Celtic Culture...

My warrior name is Sir Fetix Dagonet...

c ya... Bye

2:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home