martes, noviembre 29, 2005

No te muevas




El día pasa lento. Son recién las 11 de la mañana y hace muchas horas que estoy aquí. Hay días que pasan así. Muy lentos. Días que quieren quedarse con más tiempo del que debería permitírseles. Cuando eso sucede me dedico a hacer varias cosas esperando distraerlo. Ya leí el periódico y un par de artículos largos, conteste mis mails (que nunca hago), entre a varias páginas de internet y estuve revisando un foro de publicidad, opine, leí 8 tiras cómicas y como 3 horóscopos de páginas distintas, preparé café, baje música y un sin fin de cosas más para intentar apurar al tiempo –sin éxito.

Cuando el tiempo pasa lento puedo hacer muchas cosas. También me doy cuenta de todo lo que pasa y eso me molesta. Todo se mueve en cámara lenta y me doy cuenta de todo –absolutamente- tengo visión de rayos X. Escucho y observo los movimientos de la gente, sus conversaciones, sus gestos, sus pequeños sonidos. Prefería no poder hacerlo. Preferiría que el tiempo pasara más rápido y tener así la ilusión que mi presente se vuelve pronto parte de mi pasado. A veces así sucede y lleno el vacío, a veces como hoy, el hueco es muy grande.

Cuando el tiempo pasa lento puedo hacer muchas cosas, pero las olvido. Pienso en historias fantásticas y maravillosas, sin embargo pasados algunos minutos desaparecen. Me doy cuenta porque cuando estoy dispuesto a registrarlas en ese preciso instante que se me ocurren, ya ha pasado demasiado tiempo. Demasiado como para poner a prueba mi memoria. Cuando el tiempo pasa lento ocurren tantas cosas que es imposible vivirlas. Vives condenado, pero sin recuerdos, sin pasado, lo ves todo pero no te sirve, no conservas nada.

3 Comments:

Anonymous Ernesto said...

Es casi mediodía... y eso que el caracol tiene concha, que si no...

5:56 a. m.  
Anonymous FAXX said...

ah listillo!

11:12 a. m.  
Anonymous Ernesto said...

salud! coñiooo!

6:41 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home